Posts Tagged ‘Tierra perdida’

Tierra del fuego 55

enero 11, 2009

En la Israilíada, la épica que los dirigentes de este estado se inventaron para justificarse, hoy, los rapaces se acordaron de que en algún lugar de Gaza está prisionero el soldado Guilad Shelit. Se habían olvidado que, unos cuantos cantos atrás, se habían jurarlo rescatarlo de las garras del Hamas y que este secuestro había sido uno de los motivos argumentados por Israel para decretar el bloqueo y boicot a Gaza. Despertaron de la amnesia, pero no recordaron hechos claves, como, por ejemplo, las veces en que boicoteó las negociaciones, a instancias de Egipto, que actuaba de intermediario, para conseguir un acuerdo: Hamas liberaba a Shelit, a cambio de liberación de presos palestinos. Cada vez que se conseguía un adelanto, Israel actuaba para arruinarlo, por ejemplo, asesinaba en forma “selectiva” a un dirigente del movimiento islámico. Hoy, de pronto, tiraron la pregunta, “¿Y Shelit?” Del Hamas les llegó la respuesta, “ya no nos interesa más”.
Israel, entonces, se prepara para ampliar y amplificar su furia. Decenas de miles de reservistas entrarán en combate. Cientos de tanques irrumpirán a cañonazos por las calles de Gaza. Miles de familias obligadas a abandonar sus casas, según les ordenaron desde volantes arrojados desde aviones. Las aviación ya se adelantó con sus bombas de fósforo blanco. La tercera parte de la gran venganza. En donde, está previsto por el guión, el soldado Shelit será ajusticiado (“Esta guerra es un sólo y único bloque, de modo que no puede ser interrumpida, cortada por la mitad, por ningún factor externo”, dijo hoy la ministro de relaciones exteriores, Tsipi Livni. Así da a entender que, en esta versión,
Israilíada y Gazodisea, se dan en un mismo plano, en forma simultánea: se han fundido, y se quema todo logos atrapado en el medio.

Tierra del fuego 45

enero 8, 2009

Durante el paseo con nuestra perrita, este mediodía, comprobamos cómo, plantas, pequeños árboles y arbustos, dispuestas a lo largo del lecho seco de río que desciende hasta el Mar Muerto, del lado de la calle Tsabar, se están secando. Las mangueras que las irrigan han sido cortadas, y lo mismo sucede con el resto de los jardines públicos y privados de Arad. La acción bélica que está llevando a cabo Israel, no sólo está destinada a borronear los actos delictivos del primer ministro. Esta acción de guerra no sólo tiene como fin ganar tiempo para que la candidatos de Kadima y el laborismo sumen intención de voto con vista a las elecciones generales del 10 de febrero (cada vez se habla más de posponerlas, para favorecer, por medio de la prolongación de la violencia hasta marzo, las posibilidades de Livni y Barak). Tampoco es, en forma abierta, una carrera a contrareloj antes de la asunción de Obama. Es, también, un intento a bombazos de hacer olvidar al electorado una durísima realidadl: Israel se está secando. Pocos saben que, desde el 1 de noviembre, rige una ley por la cual se prohibe regar los jardines, tanto públicos o privados, so pena de multas altísimas e incrementos del 250 por ciento en las facturas del agua. También ya hay recortes drásticos en las cuotas de riego para la agricultura. En este invierno casi no llovió, el mar Kineret (Tiberíades), fuente principal de agua potable de este país, no para de descender y podría desaparecer en uno o dos años. Lo mismo le sucede al Mar Muerto (que puedo ver desde la calle Tsabar, cuando no hay bruma, como hoy), un mar de sal, que es fuente riqueza a partir de las industrias, turística, química y de medicamentos, gracias a las cuales, en combinación con la sequía, dentro de poco también dejará de existir. La clase política y militar que gobierna este país, no hizo nada en revertir esta tendencia, se tapó los ojos y siguió pateando hacia adelante. Hace un par de años se dio la alarma, pero nadie hace nada: es más fácil y rápido poner en acción una maquinaria bélica que ponerse a pensar. Así están. Israel, sin verde, sin agricultura, sin la leyenda de la domesticación del desierto y su conversión en un vergel, corre el peligro de perder, por descascaramiento, su fachada occidental: uno de los fundamentos según el cual su dirigencia justifica el sometimiento y colonización de otro pueblo, de cultura no occidental. Si Israel, entonces, se secase, si el desierto ganase terreno, su paisaje sería más parecido al de sus vecinos. Sin los recursos de petróleo de sus vecinos de la península arábica, sólo quedaría sostenida del travesáño de Occidente por sus industrias bélica y de alta tecnología. Hasta que estas comience a secarse también.

Tierra del fuego 10

diciembre 28, 2008

Corte de energía en Arad, dura media hora. Ninguna relación con lo que está sucediendo en Gaza, Arad, no está en la mira de los cohetes palestinos, al menos, hasta que adquieran algún modelo más avanzado, con más potencia, o algún sistema de guía: difícil que eso suceda. Hamas, y demás organizaciones militares islámicas, seguirán utilizando su arsenal de caños voladores (algunos de ellos, es verdad, algo más modernos, de fabricación iraní o siria, pero caños, al fin) en una estrategia orientada al desgaste, a bajar la moral, que causa el efecto deseado, pero que le rebota en desgracia para el millón y medio de habitantes de Gaza. A corto plazo, la desgracia se traduce en muerte, destrucción, hambre, enfermedad. En el largo, la esperanza de un estado palestino independiente, se aleja de modo exponencial. En Gaza, y el Palestina, en general, no existen ideólogos; los que hubo, ya fueron asesinados (sobre todo en el período que va desde la segunda Intifada (año 2000) hasta hoy, o están presos (pocos, pienso en Marwan Barguti). En Gaza sólo quedan hombres y mujeres desesperados, bajo el liderazgo político y militar de un movimiento religioso (elegido democráticamente), sin otras ideas que las que les provee el Islam, el Hamas, que se conduce, y conduce, también, según los parámetros de la desesperación. Israel, que alimentó y fomentó este caos, que diseñò a medida la caída en desgracia de Palestina (de la idea, de su movimiento de liberación, de su infraestructura) , maneja los tiempos y el espacio, y conoce esta debilidad de su enemigo: sabe cómo azuzar su desesperación para que salga a disparar sus cohetes primitivos. De este modo, durante los seis meses que duró la Tadia, la tregua acordada con el Hamas por intermediación de Egipto, creó las condiciones, y se dedicó a preparar esta operación, tal como lo reconoció el Ministro de Defensa Barak, cuyo objetivo, es “hacer retroceder a Gaza varias décadas en el pasado, en términos de capacidad de armamento, causando la mayor cantidad de bajas al enemigo, y la menor cantidad a las Fuerzas de Defensa”
Del lado “bueno” de Palestina, en la Cisjordania “autónoma”, declaran los políticos que es el momento de la unidad y condenan a Israel. Es parte del guión que han asumido en esta tragedia, escrito por quienes también la dirigen, la dirigencia política israelí, que también ha declarado que “es el momento de la unidad”.

Tierra del fuego 4

diciembre 26, 2008

En Arad, se volvió a nublar. Hace más calor, pero la demanda de sopa instantánea, en el almacén de lo hermanos beduinos, es tal, que a las dos del mediodía ya se acabó.
Desde Gaza, hoy sólo disparan morteros. Caen sobre el sur de Israel en abundancia, pero sin compañía de cohetes.
El presidente de Egipto ha enviado un gran cargamento de víveres, medicamentos y bienes escenciales, que ingresan a la franja de Gaza en camiones, parte del convoy de noventa, que hoy el ministro Barak autorizó.
En Jerusalén, el diputado de ultraderecha Arié Eldad, pide juicio a Barak traición a la patria.

Diputado de extrema derecha Ariè Eldad:
El Ministro de Defensa Barak, quien se escuda ahora detrás de una música que no puedo reconocer como judía, ha permitido que el enemigo se beneficie con una caravana de docenas de camiones cargados de mercadería, que ingresan a la Franja en el mismo momento en que los habitantes del Neguev sufren con la andanada de proyectiles que desde allí se envían. Este acto entra dentro de la definición de traición a la patria en tiempos de guerra. Hay que llevar a Barak a la justicia.

(En Gaza estas voces no se escuchan. Tienen otras voces en sus oídos. Se sabe, de pronto, que la razón por la cual hoy, hasta ahora, no se cuentan cohetes entre el fuego de artillería que ha recibido el sur de Israel, es que dos, que habían sido lanzados desde una batería instalada en la frontera, funcionaron mal y equivocaron su rumbo. Cayeron ambos sobre una casa en Bet-Lajiya, norte deGaza, y mataron a dos hermanitas de cinco y trece años de edad. Esto sucede justo en un momento, en que los palestinos han conseguido dominar la tecnología del compuesto de perclorato de amonio, combustible avanzado, de gran eficiencia, que mejora la eficacia y permite almacenar cohetes por meses, sin temor a que envejezcan.)

Tierra confusa

diciembre 25, 2008

En la noche del 24, cuatro peruanos –dos jóvenes, una chica y una mujer mayor–, sorprenden en el súper del Shoping Arad, con la cantidad de cervezas, en botellas de tres cuarto, que se disponen a comprar: dos montañas, dispuestas en carritos. Son tantas botellas, que la cajera que las va a facturar, antes pide autorización a su supervisora: ¿cuál es el límite entre venta al por menor y al por mayor?
Lo que no pueden hacerles entender a los peruanos es que, si compran los packs de seis, les va a salir más barato.
Los peruanos no hacen caso, ellos llevan botellas sueltas. O porque no saben leer, o bien, porque sospechan de una trampa para sacarles dinero.
A todo esto, muchos ignoran que se trata de cholos, creen que son filipinos.

Tierra extrema

diciembre 24, 2008

En Arad, el frío y el viento voltean, dicen, para el lado del wadi; en una hora voy a salir y comprobar hasta qué punto el wadi hace fuerza para tragarme.
En varias zonas del país llueve, lluvia de veras, no en cantidad extraordinaria, pero se quebró la racha.
Ahora, y ya me empiezo a cansar de la metáfora, la lluvia encarna sus dos formas esenciales en Israel: agua y cohetes. Hoy, en respuesta a los tres palestinos muertos ayer por el ejército, desde Gaza han caído más de sesenta Kassams, proyectiles de mortero, y hasta un cohete Grad en Ashkelón. Los grupos armados gazianos demuestran, con este actuación que deslumbra, que, a pesar de las diferencias tecnológicas, y de la elemental, dominador y dominado-rebelde, la fuerza que los guía es la misma que impulsa los actos de este lado:vengan, atáquenos, destruyan nuestros barrios, maten cuánta gente les sea posible, de modo que podamos dar crédito a nuestra lucha, lograr apoyo internacional, descrédito del enemigo…
Oh, aquel concepto energúmeno: extremar las condiciones, extremar las contradicciones.
Extremar el trabajo de los sepultureros.

Tierra seca y llueve 2

diciembre 21, 2008

Calor afuera, en el primer día del invierno.
El cielo comienza a abrirse, y da paso, de este modo, al espectáculo de los aviones de guerra que pasan por encima de Arad.
El gabinete de gobierno se reúne en sesión de urgencia, “hay que voltear al régimen del Hamas”, declara un ministro.Tsipi Livini le da otro matiz, “cuando sea primera ministro voy a derrocar al gobierno del Hamas”.
En Yaffo, grupos neonazis aprovechan el buen clima y pintan graffitis en la Mezquita del Mar, “Mahoma cerdo”, “Muerte a los árabes”, “Kahana tenía razón”.
Clima impropio de la estación, por arriba, cohetería y aviónica, en lugar de vientos fríos y lluvia.
Descienden la reservas de agua, aumenta la disponibilidad de fuego

Tierra perdida de noche

diciembre 20, 2008

En un sueño, estoy en Buenos Aires, como casi siempre me ocurre.
En este caso, soñado hace una noche, la única referencia de que estoy ahí, es tan subjetiva como puede serlo la materia onírica: en el programa de televsión que estoy mirando, transmiten en directo desde Israel, “en Argentina se interesan por lo que pasa en Israel”, pienso.
En la imagen, una calle, en la cual se ve señalización y carteles en hebreo.
Por la vereda, corre una mujer anciana, al tiempo que pregunta por su hija, que se le perdió, o desapareció.
Junto a ella va una perrita, parecida a nuestra Pepita.
La mujer llama a una nena religiosa que camina delante suyo, la interpela, “¿viste a mi hija?”
La nena señala hacia adelante, y luego hacia atrás.
Hacia allí corre la perra, ladra hacia una ventana, “ahí está”, se oye a la mujer, fuera de cámara.
La perra, de tanta emoción y esfuerzo, es atacada de epilepsia y se desmaya.
Su dueña clama, “israelíes antisemitas”.
La alza y reanima.

Tierra perdida a oscuras

diciembre 14, 2008

Hoy, parada del Hamas en Gaza.
Ciento cincuentamil personas festejan el 21 aniversario de la creación de la organización ultra-islámica.
Canto y teatro, como antesala a los discursos.
Un elenco de actores sube al escenario: encarnan a soldados del Hamas, todos, menos uno, que hace de prisionero. El actor que lo encarna, viste el uniforme del ejército de Israel:

Prisionero (en hebreo): ¡Me llamo Guilad Shelit! ¡Hace mucho que no veo a mi madre y a mi padre! ¡Los extraño! ¡Suplico, por favor, me liberen!

Voz en off (en árabe): Aquel que haga beber de un vaso envenenado a nuestros hijos, será obligado a beber del mismo vaso.

Al final de los actos, apagón general en Gaza, a la central de electricidad se le acabó el combustible.

Tierra muda 5

diciembre 14, 2008

Pero el traumatólogo que me atiende no es ruso, es un sabra educado, que imposta un hebreo con afectación “culta”: voz profunda, modelada por el tubo de un cañón, que modula palabras, proyectiles en su origen, que recibieron lustre en universidad, y no son más que gárgaras, con las que me quiere impresionar, aunque no diga algo diferente de su colega ruso, “tome esto, hágase estos estudios, en una semana me viene a ver.”