Posts Tagged ‘Tierra perdida adónde’

Tierra al medio

diciembre 18, 2008

A las doce del mediodía, de regreso de un estudio que me hicieron en Beer-Sheva, en una ambulancia de la Maguén David Adom (Estrella de David Roja), conversamos con la chófer-enfermera, que ya se había mostrado muy amable y práctica en el viaje de ida. No le preguntamos el nombre, pero a los fines de esta compañía mutua eventual, no es necesario. Es árabe, de unos cuarenta años, bien arreglada, habla mucho. Como a veces mete frases en un castellano bien pronunciado, le preguntamos de dónde aprendió:
–En Estados Unidos
–¿Estudió allì?
–Dirección de empresas.
–¿En qué ciudad?
–New York.
–¿Y qué le pareció New York?
–¡Ah! Me encanta. No hay como esa ciudad. Yo me voy a ir de este país. Me voy a vivir allí. No me gusta este país, tan racista.

“Ajá”, comentamos, sí, la verdad, en New York nadie se fija en el origen de nadie.

–Acá –prosigue la enfemera al volante–, todo se mide según origen, religión, comunidad. Estoy podrida de esto, no quiero estar más aquí.
–¿Y qué va a hacer allá?
–Otro trabajo.

La conversación deriva en Obama, en las expectativas de que algo cambie, y desemboca en el zapatazo que el periodista iraquí propinó a Bush:

–¡Ah! ¡Qué genial! ¡Se lo merecía! ¡El daño que hizo! Nadie lo soporta.
–Este es el único país que lo admira…
–Sí, sí. Ni allá lo quieren. Sabían ustedes que un millonario de Dubai ofreció dos millones de dólares por ese par de zapatos?

Festejamos la consagración del periodisda iraquí, preguntamos si está todavía detenido:

–¡No, lo soltaron enseguida.

Qué bárbaro, decimos en la versión hebrea, a lo mejor dijimos meulé. Podríamos haber utilizado el slang, “ajla”, en árabe. Pero al tiempo que gira en una curva, la enfermera al volante hace un viraje en su opinión:

–A decir verdad, está muy mal lo que hizo el periodista. Sacarse los zapatos y arrojarlos, eso es muy feo. Pésima educación.

–Ah…

–Además, los iraquíes no se dan cuenta de que Bush les salvó la vida. Los liberó de un tirano asesino, ese Sadam Hussein. Bush hizo bien en intervenir, salvó a los iraquíes, pero ellos no se dan cuenta.

Silencio. Nosotros, y la voluntaria del Servicio NAcional, que está a su lado, y casi no abrió la boca en este viaje de vuelta.

Apuntamos:

–Pero, se sabe que Bush no entró a Irak precissamente para salvar a los iraquíes…

Corrige el rumbo:

–Sí, claro, entró por el petrólleo.

No se habló más.
En media hora llegamos a Arad.

Tierra perdida a oscuras

diciembre 14, 2008

Hoy, parada del Hamas en Gaza.
Ciento cincuentamil personas festejan el 21 aniversario de la creación de la organización ultra-islámica.
Canto y teatro, como antesala a los discursos.
Un elenco de actores sube al escenario: encarnan a soldados del Hamas, todos, menos uno, que hace de prisionero. El actor que lo encarna, viste el uniforme del ejército de Israel:

Prisionero (en hebreo): ¡Me llamo Guilad Shelit! ¡Hace mucho que no veo a mi madre y a mi padre! ¡Los extraño! ¡Suplico, por favor, me liberen!

Voz en off (en árabe): Aquel que haga beber de un vaso envenenado a nuestros hijos, será obligado a beber del mismo vaso.

Al final de los actos, apagón general en Gaza, a la central de electricidad se le acabó el combustible.

Tierra seca, perdida

diciembre 12, 2008

Hace una semana, en la clínica del doctor Fridman, esperaban su turno dos peruanos.
Dos tipos gordos, no de los Andes, sino amazónicos, de Iquitos.
Tengo un amigo en Beer-Sheva, Roberto, que en Iquitos, a diferencia de los quechuas, era bancario.
En Israel, trabaja hasta la enfermedad, y en cualquier cosa, pero mucho tiempo lo hizo en el hospital Soroca, y contaba historias terribles. Contaba que a su jefa, cuando era víctima de una injusticia, la encaraba y le metía un discurso que la hacía temblar. Pero nunca aclaraba en qué idioma.
En la clínica del doctor Fridman, los dos peruanos hablan de mujeres, “a mi me gustan con culo grande y tetonas”
Cagados de la risa, nadie les entiende.

Tierra perdida a cuenta

noviembre 24, 2008

Una nota del noticiero del canal 2 se centra en cómo una de las consecuencias de la crísis económica inglesa, puede favorecer a Israel.
Parece que una parte de los judíos ingleses está pensando con seriedad en emigrar a Tierra Metida.
Entrevistan a una familia, una pareja y un gato negro, le preguntan a ella, “¿no teme emigrar a un lugar tan diferente?”
La mujer, mientras arregla una maleta, “mire, si nos quedasemos acá, pasaríamos a ser unos pobres ingleses: ingleses pobres. En cambio, allá… “

Tierra perdida al cuete

noviembre 24, 2008

Caminamos hacia la verdulería única del centro comercial.
En sentido contrario, viene nuestro vecino argentino.
Nosotros lo vemos, él hace como que no.

Desde la Tokio llega un rumor: no entendemos qué dicen, pero sí la modulación de la corneta argentina.
Ya en la verdulería, una fragmento de charla pasa y se estrella entre las frutas, “…mirá cómo habla hebreo, aqué..”

Momentos antes, a la salida de nuestra casa, sorprendemos a la “amiga” de nuestro vecino, peluquera algo mayor que nosotros, que habla con un argentino.
Refieren algo acerca de un hombre que cayó de un balcón, “no se cómo no se mató.”
Amagamos saludar, entonces ambos argentinos se concentran el uno en el otro, y recrean, otra vez, la caída milagrosa de aquel hombre.

Tierra se busca

noviembre 24, 2008

El hombre tiene un negocio de venta de productos de limpieza, perfumes, alguna bebida, pinceles baratos, periódicos, cedés y devedés rusos.
Habla pausado, todo lo contrario de su vecino inmediato, el dueño argentino de la pizzería Tokio.
Y a diferencia de éste, y de tantos otros colegas del ramo comercial, lee cuando no vende.
Lee tanto, que parece que no vende.