Posts Tagged ‘Tierra hablada adentro’

Tierra hablada adentro 2

octubre 24, 2008

Ese vecino que teníamos en Bat-Yam, por ejemplo.
Vivíamos en una casa subdividida en tres unidades; Marat alquilaba un cuarto único, con baño, kitchinette y una sola ventana.
Se la pasaba encerrado días enteros, bebiendo vodka, un delirio desde el cual gritaba, no se sabe si de terror o júbilo.
Casi no hablaba hebreo, pero nos entendíamos muy bien.
Un día en que estaba sentado en el patio, luego de haber sido devuelto del hospital, a dondo lo llevaron con un corte en la cabeza, luego de desmayarse en el parque de a la vuelta, nos contó que había sido oficial electricista en un submarino atómico.
Se la pasaba sumergido semanas, o meses, así, durante años.
Nos habló de Tashkent, capital de Uzbequistán, de donde él era.
Con el dedo índice, en dirección al suelo, trazó un mapa del Cáucaso.
Aquí, Kazajstàn, acá, Kyrgistán y Tajikistán, abajo, Afganistán yTurkmenistán; allá, trazó los bordes del lado Aral.
Todo de memoria, en el aire.

Tierra hablada adentro

octubre 24, 2008

A eso de las cinco de la tarde, nos fuimos caminando hasta el parque industrial de Arad; queríamos buscar desechos de taller mecánico, piezas de metal, pequeñas, para le ajedrez de sputniks y mariners que armo con meccano para nuestro cliente Zamir.
De paso, acordamos, vamos al barrio de los artistas, que está por ahí, pero no entendemos dónde: aún no pudimos llegar.
En el camino, le preguntamos a un obrero ruso que venía de regreso, si conocía el barrio.
Hablaba un hebreo quebrado, con pocas palabras, por eso sorprendió, cuando dijo “de todos modos, la zona debe estar señalizada”. En castellano, parece fácil, pero meshulat no se nos hubiera ocurrido sin antes pensar en la estructura.
Les pasa a los rusos que piensan en una lengua gigante, y cuando hablan para el israelí, traducen.
De entre los escombros de lo que dicen, siempre sobrevive algo que produce envidia.