Tierra del fuego 75

enero 19, 2009

“Para el odio no existe recesión”, es el título, en grandes letras rojas, de una nota en página 4, del suplemento “Magazin”, en el “Maariv”.
La nota es sobre el Ku-Klux-Klan.
En la página anterior, dedicada, como la dos, a los editoriales, un cuadro de “humor” muestra una lápida con la medialuna islámica y una inscripción, “Hamas, q.e.p.d”. De la tumba, sale una mano y hace la “v” de la victoria.
“Hemos vencido, pero debemos cesar el fuego”, sostiene un dirigente del Hamas, en el cuerpo principal del diario.
Hay un par de notas que expresan preocupación por el tendal que dejó Israel en Gaza, y cómo esta “victoria” se convierte en un búmerang. Pero comienza, por las dudas, con esta frase: “Esta guerra fue una guerra justa. Tan justa, que es innecesario salir a defenderla.” O variaciones sobre el mismo molde. El resto de este diario (el más popular, después del Yediot Ajaronot, es puro veneno. Deja mareado por intoxicación; no transcribiré lo que le dijo una mujer, “madre de un soldado”, al doctor Abu-Al-Ayesh, cuando ingresaba al hospital Soroca de Beer-Sheva, adónde fue trasladado luego de que un obús israelí le matase a tres de sus hijas, a su hermano y a su sobrina, que murió en el hospital. Sólo citar un fragmento de la nota editorial “La victoria”, por el periodista Ben Caspit:

Aprendimos, sobre nuestra carne, que en Medio Oriente, la contención no es sinónimo de fuerza (en alusión a una famosa sentencia de Sharón,

N. del Blog), contención significa desastre. Fuerza, en estos lugares, quiere decir fuerza. De ser necesario, más y más fuerza. Quien huyó del Libano (Barak,N. del B.), recibió Hizballah. Quien salió en forma unilateral de Gaza (Sharón,N. del B.), recibió Hamas. Ahora, el rumbo ha cambiado, la guerra contra el terror se actualiza a sí misma, iguala las condiciones: frente a este fenómeno, es imposible luchar con los medios tradicionales. No hay posibilidad de combatir a un terror que prospera entra la población y goza de su protección. El el Líbano, cada casa que albergaba un cohete en su living, recibía un misil por la ventana. El mundo lo aceptó, incluso, se maravilló. En Gaza se ha abierto una nueva página, desde otra altura. Desde ahora, el terror no tiene hacia dónde huir, no hay en dónde esconderse. No detrás de mujeres, ni detrás de niños, ni en escuelas, ni en hospitales, ni en instalaciones de prensa, y tampoco en departamentos de médicos.

Sigue, una columna y media más.
El resto del diario, como quien abre un “La Razón
“, Buenos Aires, años 76 al 82.

Anuncios

Tierra del fuego 74

enero 18, 2009

A las 16:42, el Hamas anunció un alto del fuego, a condición de que Israel retire sus tropas en una semana. A las 19.11, Israel anunció que Tsahal comienza a replegarse, en forma parcial. En Sharem-al-Sheik, el presidente egipcio Mubarak está reunido con Nicolas Sarkozy, y se espera la llegada de los líderes de Gran Bretaña, Alemania, España y Jordania. Una cumbre, para tratar los temas del repliegue israelí, el contrabando de armas para Hamas, la apertura de los pasos fronterizos, la reconstrucción de Gaza. Como siguiendo un guión, en forma puntual, un día antes de la asunción de Obama. Un día antes de un probable cambio en la subjetividad de los Estados Unidos hacia Israel, no una revolución, pero Israel, desde ahora, a lo mejor, ya no gozaría de la impunidad de la que hizo gala durante los últimos diez años, y que se potenció hasta la demencia en el último lustro. Diálogos como este, hoy mismo al mediodía. Conversa la locutora Esti Peres, por Cadena Bet, con el ministro de infraestructura Binyamin Ben-Eliezer. El tema, para hacer como que en Israel también preocupan otras cosas, era el hallazgo de reservas de gas natural frente a la costa de la ciudad de Jaifa. Pero, luego, la charla se desliza a Gaza:

Ministro Ben-Eliezer:
El Hamas, en vista de la destrucción que le causamos, se verá obligado a dialogar con Egipto, y a aceptar las condiciones del cese de fuego. Entonces, Hamas pondrá sobre la mesa la apertura de los pasos fronterizos. Ahí, entonces, les aumentamos nuestro precio: Guilad Shelit. En tanto, no hay quien se ocupe de esos pasos. No hay gobierno en Gaza. No hay policía ni gendarmes.

Esti Peres:
No hay gobierno, no hay policía, no hay Hamas. Pero los cohetes siguen cayendo.

Ministro Ben-Eliezer:
La célula que hoy lanzó los cohetes a Ashdod ha sido eliminada.

Esti Peres (con incredulidad y emoción):
¿Eliminada?

Ministro Ben-Eliezer:
Eliminada.

Cuando hoy encendimos la radio, a eso de las diez y media de la mañana, se escuchaba una voz disidente, en diálogo con Yaarón Dékel, en “Todas habladurías”. Esta voz decía “qué gran victoria la nuestra, 410 niños asesinados, 800 civiles de entre lso 1200 muertos, qué hermosa imagen transmite Israel al mundo de nosotros, los israelíes.” Era Guideón Levi, por primera vez entrevistado en un medio público desde que comenzó la campaña. Denunció las violaciones de Israel a la tregua de seis meses que precedió a la invasión, y, lo que más duele a un periodista canalla, la unidad monolítica de las voces que se oyeron en la radio y la televisión durante las últimas tres semanas (y antes, también), “qué bien dialogamos con nosotros mismos”. “Pero vos”, le objeta Dékel, “no sos un pacifista”, y Levi, “por supuesto que no, no soy tan ingénuo de descartar la opción militar. Pero siempre dije que la militar es siempre la última, cuando no hay salida. Para Israel, en cambio, la guerra es siempre la primer opción. Nunca, por favor, vamos a dialogar. Vamos derecho a la guerra, eso es lo que a este pueblo le gusta.”

En Shderot, conversaban con el público. Le tocó a un ruso, sabía hablar poco, pero lo justo:

Inmigrante ruso:
Lo que hay que hacer: matar, matar, matar. Matar a todos. Luego, arrojarlos a todos al mar.

Es duro, muy duro.
Pobrecitos aquellos que murieron.
Pobrecitos los heridos, pobre, muy pobre, la ciudad de Gaza.
Pobres aquellos que viven a merced de la maldad.

Tierra del fuego 73

enero 17, 2009

(A las cero horas (GMT), dos de la madrugada en Israel y Palestina, comienza a regir el alto de fuego unilateral declarado por Israel. Hamas no acata, porque lo han dejado afuera. Hoy ha disparado cuarenta cohetes contra el sur de Israel, que han dejado a alguna gente con ataque de pánico. Se espera que seguirán disparando durante toda esta semana, “nuestra resistencia continúa”)

Los locutores y periodistas aguardan la aparición de Olmert y Barak, que anunciarán la decisión del gabinete de guerra, por tres votos a favor contra una abstención (del jefe del Partido de los Jubilados, Yaacob Benizri, ex-jefe del Mosad), de un alto del fuego unilateral. Las estrellas se retrazan, entre estudios centrales (Cadena Bet) y los cronistas en la Knesset, tratan de amenizar, con comentarios e interpretaciones que no aportan novedad, en concordancia al estado de polémica cero, que caracterizó a la prensa durante este conflicto:

Analista:
El Hamas no está de acuerdo con este cese de fuego. Hasta que el Tsahal no se retire de Gaza, no cesarán su resistencia. Y hacen hincapié en un punto muy importante, los pasos fronterizos. Ellos exigen su apertura inmediata.

Locutora:
¿Pero por qué es tan importante que se abran los pasosÇ

Analista:
Bueno, ellos quieren que su pueblo respire un poco.

Y más adelante:

Analista:
Cuando los dirigentes del Hamas salgan a la superficie, tendrán que ver las fotos de Gaza desde el aire, y se darán cuenta de que ya no es la misma Gaza, ya no es la misma gente y, a lo mejor, tendrán que dejar los cohetes a un lado. Hamas tendrá que trabajar duro para reconstruír su imagen en el pueblo.

En el cese de fuego acordado se deja de lado al Hamas, “con terroristas no se negocia”: no se le reconoce status de combatiente, se trata de un acuerdo “contra el Hamas”, como lo definió la ministra Livni. Hamas es como un condenado a muerte, o reclusión perpetua en Gaza destruída, en jucio sumario, donde no hay apelación. Se lo acusa de “haber actuado como ninguna otra organización terrorista en la historia, usando de escudo a la población civil:

Olmert:
Hamas obligó a Israel a poner a prueba sus valores supremos, que son el respeto a la vida. Pero Iran y Hamas creyeron que la contención de Israel era signo de debilidad. Y se sorprendieron.

Luego (o antes), “victoria:

Olmert:
Nuestros objetivos han sido alcanzados, y mucho más que eso.
Está operación confirmó el poderío de Israel.

Y más adelante:

Olmert
Si el Hamas llegase a atacar de nuevo, volverá a sorprenderse del poderío del Tsahal.

Pero algo más atrás:

Olmert:
A los habitantes de Gaza: nosotros no los odiamos a ustedes, no les quisimos hacer daño, sólo quisimos defender a nuestros hijos. Vuestro sufrimiento es terrible. Vuestros gritos de dolor han tocado nuestro corazón.

Dice que cuando el Tsahal se retire de Gaza, ya ha encargado al ministro Jaim Herzog que encabece una comición gubernamental para coordinar la ayuda humanitaria a la ciudad destruída. Eso, si se retira:

Olmert:
Si comprobamos que la coordinación con Egipto va bien, en lo que respecta al control del contrabando de armas, si el Hamas cesa de disparar, entonces, consideraremos salir de Gaza.

El ministro Barak dijo las mismas cosas, pero en diferente orden. Elogió al Tsahal, que se lució como en su mejores tiempos. En su racconto de éxitos, incluyó este detalle:

Barak:
Hemos matado a 1200 palestinos.

Tierra del fuego 72

enero 17, 2009

(Sigue Israel tirando al blanco hasta último momento, hoy mataron a dos niños junto a su madre, cuando se dirigían a una escuena de la ONU; Hamas continuó disparando sus Kassams.)

Livni y Rice firmaron un papel, que dice más que lo que lo que lleva escrito. La operación contra Gaza fue planeada hace tiempo con los Estados Unidos. Olmert viajó hace meses para informarle a Bush y coordinar. Egipto también sabía, y la Autoridad Palestina también. Hoy un lector de Haaretz analiza que estos bombardeos tenía como único propósito reponer al muñeco Abu Mazen en el poder. No es sólo eso. Es una parte. También, esta guerra “al gusto”, fue una venganza por el ataque al reactor nuclear de Irán que se le nego a Israel, y que Estados Unidos no quizo hacer por si mismo, porque su crisis interna lo devoraba y no se lo permitió. Se quitaron la leche con Gaza, reemplazo fácil, debilitado adrede, inerme, con aenas más que caños voladores por toda defensa.

Tierra del fuego, errata

enero 17, 2009

A los lectores: valga la excusa, en el impulso de la traducción inmediata, transliteré el nombre de la secretaria de estado de Bush desde la fonética hebrea, que transcribe las palabras foráneas tal como lo pedía Sarmiento para el castellano, como suenan. De modo que, si un Elías Castelnuovo pasase por aquí, que no me destripe como hacía cuando corregía las galeras de Arlt.
D. W.

Tierra del fuego 71

enero 16, 2009

Israel decretará, mañana, luego de que la moción sea votada por el gabinete de seguridad, un alto del fuego unilateral. Este alto del fuego contempla que no se contempla al Hamas, con el cual no se negocia, no se habla, se lo pasa del alto, se lo borra del mapa, salvo que sus militantes insistan en disparar cohetes. En ese caso, Israel tendrá derecho a responder. Egipto, en tanto, buscará un mecanismo para lograr que puedan reunirse en El Cairo, representantes de Israel y la Autoridad Palestina. No se habla de reapertura de los paso fronterizos. No se recuerda el bloqueo. La dirigencia del Hamas rechaza estas condiciones. Pero el Hamas no cuenta, por lo tanto este rechazo no existe. Al mismo tiempo, la administración Bush, que es también la administración israelí, se despide con un acuerdo firmado por sus dos ministras de relaciones exteriores, Condoleezza Rice y Tsipi Livni. Un acuerdo espúreo, firmado en tiempo de descuento, por el cual se implementarán todo tipo de medios para impedir el contrabando de armas desde Irán a Gaza, el cuál llega al campo de refugiados por todo tipo de medios, desde el Mediterráneo, desde el Golfo de Adén, desde Sudán, a través de Egipto. Quedan implicados, al menos en este papel firmado con apuro y urgencia, los servicios de inteligencia norteamericanos e israelí, el gobierno de Francia, la OTAN (que bloquearía por mar los envíos), y el gobierno egipcio. Todo, para que los vecinos de Shderot puedan dormir bien. El encuentro fue muy cálido, transcribo un fragmento de la noticia, tal cuál apareció en la edición en hebreo de Haaretz, mucho más larga que la publicada en inglés. Habla Livni:

“Mi amiga Condi, se muy bien cuánto estás involucrada, y de mi parte, quiero agradecerte por tus esfuerzos.” Y agregó que Israel continuará reservándose el derecho a la autodefensa y a evitar que la infraestructura del terror se recupere.

Mientras tanto, en Qatar, en la cumbre árabe que se reúne allí con presencia de Jaled Mashal, el dirigente máximo de Hamas, que vive en Siria, el presidente de este último país propuso dar por muerta la llamada Iniciativa Arabe, que propiciaba un restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Israel, a cambio de negociaciones de paz con los palestinos y Siria. Israel se perdió esta oportunidad, que es dudoso volverá a repetirse, porque le importaba un carajo el mundo árabe: sólo vivía para Georgi, para Condi, y por eso perdió, de nuevo, el bondi. Qué será, ahora que, en la próxima parada, desciende Obama.

Tierra del fuego 70

enero 16, 2009

Israel no perpetró el desastre de esta guerra por ser un estado judío. Que quede claro a aquellas almas que se encuentran en el límite, y dudan: la condición de judíos de los soldados, y de los políticos, y ciudadanos que apoyaron esta masacre, no tiene relación alguna con la bestialidad que se manifestó en los últimos veinte días. No son judíos los rusos que masacraron a los chechenios y redujeron a ruinas su capital Grosny (no eran judíos los rebeldes chechenios que masacraron a más de 300 niños en una escuela de Rusia). No eran judíos los integrantes de la junta militar argentina que ejecutaron el genocidio entre 1976 y 1983, tampoco la chilena, y el resto de las dictaduras del cono sur que fueron sus contemporáneas. No son judíos los turcos, irakíes, iraníes y sirios que masacraron por décadas a los kurdos que luchan por la independencia del Kurdistán. No fueron judíos los turcos que cometieron el genocidio de 1.500.000 de armenios a principios del siglo XX, ni fue judío Pol Pot, y su genocidio de 2.000.000 de camboyanos. Tampoco fue judío el tercer Reich, que acabó con un tercio de los judíos del mundo, con más de 200.000 gitanos, homosexuales, discapacitados mentales. No es por ser país de judíos lo que hace a Israel un país violento, sino por su proyecto colonial sin salida, entrampado en su endogamia, que ha enloquecido hacia la derecha cada vez más. Y ahora, se va Bush, y entra Obama, y se acaba una era de máxima impunidad.

Tierra del fuego 69

enero 16, 2009

Una andanada de misiles palestinos, guiados por satélite, con cabezas explosivas de una tonelada, estaban a punto de caer sobre las ciudades israelíes del sur. La catástrofe era inminente, cuando apareció sobre el techo de un Centro Cultural, Rab Matós Hamaftzitz:

–¡Fuegos del Infierno! ¡Que se enfríe vuestro poder!

Y los misiles se enfriaron.
Y se convirtieron en Kassams.
Y así se salvó Israel.

Tierra del fuego 68

enero 16, 2009

Se corrió la voz del milagro en donde intermedió Rab Matós Hamaftzitz.
Y cuando atacaba la aviación palestina, un oficial israelí se acordó de él y lo invocó, y Rab Matós se hizo presente
:

–¡Dios, Todopoderoso, oye este ruego, haz el milagro! ¡Que de las alas de estas bestias aéreas broten plumas! ¡Que sus bombas y misiles se transformen en huevos! ¡Que de sus motores caiga guano! ¡Que no rujan, que píen!

Así se hizo. Y los bajaron a tiros. Y los vencieron.

Tierra del fuego 67

enero 16, 2009

Cuando las tropas israelíes se encontraron frente a los tanques del Hamas, y estaban a punto de retroceder, hizo apararición, de entre los soldados, Rab Matós Hamaftzitz:

–¡Oh, Dios, nuestro Señor! ¡Convierte estas máquinas de Satán en edificios!

Y se hizo el milagro. Y los edificios sucumbieron ante las balas de cañón. Y fueron vencidos.