Tierra del fuego 64

En la Superfarm de Arad, nos atienden los farmacéuticos beduinos, con más amabilidad que nunca. Consejos sobre las dosis, incompatibilidad con otros medicamentos, descuentos, “adiós, hasta la próxima.”
En la calle lo mismo, amabilidad o indiferencia: beduinos tomando café, bebinos paseando, beduinos extrayendo dinero de los cajeros automáticos, beduinos custodiando los bancos.
Un detalle: en el almacén de los hermanos beduinos, cubrieron las portadas de los diarios (Yediot y Maariv, guerreros y tanques posando), con ejemplares del semanario local, dados vuelta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: