Tierra del fuego 39

(Una mujer, gorda y alta, come con avidez una bureca en el almacén de los hermanos beduinos. Uno de los dueños, en la caja, le pregunta, “¿y?, ¿se lo llamó por el celular?” La mujer deja la bureca, “no, imposible, está prohibido; no llevan teléfonos con ellos”. El hermano beduino asiente, “ah, ¿pero no sabe al menos dónde está?” La mujer traga, “no, es secreto, está prohibido. Pero él está muy bien, ellos están haciendo las cosas muy bien.”)

Ayer por la noche, en los barrios de Gaza, la profecía de Olmert (“algunos no regresarán”), se cumplió de modo estricto, de modo extremo, por manos propias. En una esquina, que la censura no revela, un tanque israelí disparó de modo y en ángulo tal, que cayó sobre tropas propias, mató a cuatro, tres sargentos y un cabo, e hirió a 24. En otra esquina, en otro barrio, pero tambièn censurada, otro tanque, como si hubiese recibido un fogonazo telepático, disparó también sobre israelíes, con resultado de un sargento muerto y heridos.
En esa misma jornada, en que morían más de 100 palestinos, en su mayoría, civiles, los israelíes de tanto matar se matan a si mismos. En tanto, los morteros del Hamas caen cerca de las tropas israelíes. Cada vez están más cerca uno del otro, gracias a las calles de los barrios gazanos.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: