Archive for 5/01/09

Tierra del fuego 38

enero 5, 2009

No se puede decir, todavía, que el aparato bèlico del Hamas haya sido dañado. Tienen cohetes para varias semanas. Pero el 60 % caen sobre terreno abierto. (Ministro Barak)

¡Sigan lanzando cohetes! ¡Udrubú! ¡Continúen golpeando! Tenemos un arsenal que alcanza para largos meses. (Majmud Azar, en un video desde la clandestinidad!

Podemos dialogar con Europa, con Turquia, con los países Arabes, con las naciones de Africa, con quien sea, menos con el Hamas. Con ellos, jamás. (Ministro del Tesoro Bar On)

El presidente Péres, en un una entrevista que concede a la cadena Al-Jazira, se pregunta “¿por qué Hamas nos sigue disparando cohetes, si nosotros ya nos fuimos de Gaza? ¿Si sacamos de allí a todos nuestros colonos? Le responden desde Gaza, “es verdad que se fueron, es cierto que sacaron los colonos, pero ustedes mantienen sobre nosotros un cerco.” Es cierto que Israel desmontó sus colonias y bases militares en Gaza. Pero Gaza, si es algo, si conserva todavía alguna entidad jurídico, esa es la de territorio bajo soberanía israelí. En forma nominal, forma parte de esa abstracción llamada “Autonomía Palestina”. Pero, desde que el Hamas derrocó y expulsó al Fataj de la Franja, y dio comienzo (secuestro del soldado Guilad Shelit mediante), el bloqueo israelí, Gaza ya no es, ni siquiera, territorio. Pero, aún así, el dueño de la llave que abre y cierra la puerta es Israel. Que entra y sale cuando quiere. Eso sí, no hablan con los fantasmas que se amontonan allí.

Anuncios

Tierra del fuego 37

enero 5, 2009

Sala de espera de la clínica veterinaria “Hospital de Animales”, sucursal Arad.
Tres mujeres hablan sobre las maravillas del parto con anestesia epidural. Está, también, un tipo con un ovejero. El perro se lanza contra la jaulita portátil en donde espera nuestra gata con bronquitis. El dueño del perrazo festeja y aplaude.

–¡Eh! ¿Qué le pasa? ¿Es estúpido usted?
El tipo queda duro.
–¿No se da cuenta de que la gata esta enferma y encerrada, y no se puede defender?

El perro con su tipo hacen mutis; regresan al asiento.

No se tome esto como una alegoría. En cualquier lugar hubiera pasado, en cualquier parte del mundo hay matones.
Pero, de todos modos, valga este cuadro para responder a familiares y amigos que nos preguntan, ¿están ustedes bien?, ¿hay peligro allí?, ¿tienen comida? Aquí, la guerra son esquirlas (léase, un cohete que cae sobre un jardín de infantes vacío, otro en terreno abierto), que lastiman cada tanto a alguno. No hablamos de los soldados que van al frente, allí hay heridos y un muerto, pero hoy los reservistas iban contentos a Gaza, “volvemos a casa”, decía uno, en broma, pero en serio, ya había estado allí otras veces. En este preciso momento, por ejemplo, se traba dura batalla con combatientes del Hamas. Hay seis heridos, y quièn sabe, a lo mejor, a alguno lo alcance el vaticinio de Olmert, y se queda. Pero, qué se le va a hacer, es la esencia del
reality show.
La guerra en Gaza es, para el resto de los espectadores, lo que dice y muestra la televisión: una abstracción sobre la cual cae fuego, un nido de sombras sobre la cual arremete la ira de los
buenos.