Archive for 4/01/09

Tierra del fuego 36

enero 4, 2009

El Shin Bet difunde el rumor de un posible comienzo de división, signos de quiebre, dentro de las filas del Hamas. Sugieren que hay un sector dispuesto a considerar un alto del fuego. Estas informaciones-sugestiones, se combinan con los partes que avisan que la ciudad de Gaza quedó cercada: los israelíes la van a dividir en gajos independientes, y en cada uno van a operar las tropas con más comodidad. Van a entrar casa por casa, ese es el plan. Del Hamas responden con los campos de refugiados: son el tabú de Israel, la línea roja la cual no se atreverán a pasar. La televisión y la radio israelíes(el único medio independiente de opinión es el diario Haaretz, aunque en su edición de internet descubrimos que algunas notas críticas han sido bajadas) hacen su aporte en la campaña de desmoralización de los gazanos (“cómo ustedes ven, el Hamas no cumplió con su promesa de defenderlos. El Hamas no es fuerte como les hizo creer a ustedes. Denle la espalda.”) Hoy al mediodía, la Cadena Bet conversa por teléfono con un palestino de Gaza, que utiliza el seudónimo de Sami Oded. Oded, en hebreo,apoyar: Aní meoded, yo apoyo; hu oded, el apoyó.

Esti Peres, periodista de Cadena Bet:
Otra vez, al igual que ayer, nos comunicamos con Sami Oded, desde Gaza. ¿Cómo está, señor Oded?

Sami Oded:
Con mucho miedo. Encerrado, y viendo,.por la ventana como llegan los helicópteros que disparan sus misiles. Y uno no sabe en dónde irán a caer. Guerra, guerra por todos lados. Aquí, en Gaza, todo el mundo brama contra los que nos gobiernan, contra el Hamas. Ellos nos metieron en esto, y nos dejaron solos.

Esti Peres:
Aquí, en cambio, tenemos un gobierno…

Sami Oded:
Un momentito. Sí.

Esti Peres:
¿Usted dónde se encuentra ahora?

Sami Oded:
En mi casa. Con mis cinco hijos.

Esti Peres:
¿Y que hace?

Sami Oded:
Nada. Estamos aquí. Sin electricidad. Sin Gas.

Esti Peres:
¿Qué cocina?

Sami Oded:
No tenemos gas. Estamos juntos. Conversamos. Comemos algo. Y eso es todo.

Anuncios

Tierra del fuego 35

enero 4, 2009

En Arad, la calle sombría; algunas decenas de las decenas de miles de reservistas, convocados para servir en combate, viven aquí, y eso no les hace gracia: hoy se confirma que, tal como Olmert vaticinó, ya hay un soldado que no vuelve, y otro, en estado irreversible, a lo mejor vuelve, pero ya no regresa. Ayer, en la Plaza del Estado, de Tel-Aviv, organizaciones de izquierda se reunieron para pedir el cese de fuego inmediato, pero esta demostración es la escepción a una regla, de la cual es fiel representante el sargento Dvir Emmanueloff, de 22 años, y su familia. Sufría de un problema de salud crónico, que lo inhabilitaba para ejercicios violentos y lo descalificaba para cubrir puestos en las divisiones de combate: Golani, Dubdeban, las más prestigiosas y codiciadas entre la juventud israelí, miel para el orgullo de los padres. Para ser kraví, soldado de combate, se requiere perfil físico potente, altura no menor de un metro ochenta y cinco, visión telescópica, circulación de la sangre y de la linfa atléticos. Este Dvir, egresado de un seminario rabínico, quedaba afuera, pero su amor propio le hizo insistir y, con el apoyo de su familia, fue aceptado en Golani, e hizo su instrucción en un període récord de seis meses. Era instructor en la escuela de combate, pero no se le permitió, llegada la oportunidad –la invasión a Gaza de anteayer– participar de la ofensiva en el frente: de nuevo, su problema de salud. Pidió, insistió, rogó, y obtuvo su premio: hoy entró a Gaza, en primera fila de combate, y en el primer encuentro con los morteros del Hamas lo mataron. Lo entierran mañana en Jerusalén.

Tierra del fuego 34

enero 4, 2009

Una vecina israelí de la población Otef Aza, que está pegada a la Franja, cuenta que los simientos de su casa tiemblan a raíz de la ofensiva israelí, y eso le da tranquilidad.
Otro vecino de Shderot, está encantado con el sónido de la música que se escucha al otro lado, en especial se admira del ritmo.
En el programa “Todas Habladurías”, de la cadena Bet, se denunciam la cantidad de casos de diminución de al audición en los pobladores de Shderot, a causa de las explosiones diaras a lo largo de ocho años. La denuncia recalca que el Seguro Nacional se niega a reconocer como inválidos a los hipoacúsicos por causa de los Kassams. Consultan a un representante del Seguro Nacional, resppnde:

–Conocemos los casos. No están lo suficientemente sordos.

Tierra del fuego 33

enero 4, 2009

Olmert:
El gobierno hizo todo lo posible por no llegar a esta etapa de la operación. Son momentos difíciles. Sabemos que algunos no van a regresar.

Presidente Peres/s:
Los integrantes del Hamas son animales humanos.

Los médicos que tratan a Itsik, soldado herido en la madrugada durante la operación en Gaza, le regalaron a su padre, Dani, las esquirlas de proyectil que extrajeron de su hijo. Dani las puso en una bolsita, y se pasea con ella por el hospital Soroca, de Beer-Sheva. Las muestra a todo el mundo, y recibe muestras de simpatía.

Tierra del fuego 32

enero 4, 2009

“Hay decenas de muertos” (Fuerzas de Defensa de Israel)
“No es verdad” (Hamas)

Aviones, tanques, cañones, barcos de guerra, disparan, todos a la vez, sobre “objetivos”. Los objetivos, en una franja de 40 kilómetros de largo por 20 de ancho, sin salida, hambreada, devastada, “ablandada” (según el eufemismo que usan los militares) durante una semana, a oscuras, sin radio ni televisión, que alberga a la ciudad con mayor densidad de población por metro cuadrado del planeta, ¿qué son? ¿Cuánta gente vive, o se esconde, o espera a que Alá decida su destino en cada metro de objetivo?

Hay en Israel, clima de final, de triunfo cantado, la familia israeli se reúne frente a la tele o alrededor de la radio, a la espera de los resultados.
Como esto es Israel, hay quienes rezan, vaticinan milagros, y aguardan la llegada del mesías.
“Esta noche sucederán milagros, y luego vendrá el mesías”, augura una oyente de radio.
“Amén”, le responde el locutor.
“Amén”, la oyente.
Otra oyente de radio de Ashdod sabe que el profeta Elías ya salió para acompañar a los soldados.
Otro, él mismo llamado Eli, está seguro de que el 99 por ciento de la población apoya esta guerra.
El presidente del concejo regional Shaar Haneguev llora de felicidad y reza por la integridad de los soldados.
Entre un informe y otro, se transmiten canciones que transmiten alegría y optimismo.
En el campo de batalla, fuego intenso y violento, “para proteger la vida de los soldados”.
Cada tanto, un corresponsal de turno pregunta a los estudios centrales, “¿oyeron esa exploción? ¿Me cayo para que oigan mejor?”
“Oimos, Yaarón, lo oímos muy bien.”