Tierra muda 5

Pero el traumatólogo que me atiende no es ruso, es un sabra educado, que imposta un hebreo con afectación “culta”: voz profunda, modelada por el tubo de un cañón, que modula palabras, proyectiles en su origen, que recibieron lustre en universidad, y no son más que gárgaras, con las que me quiere impresionar, aunque no diga algo diferente de su colega ruso, “tome esto, hágase estos estudios, en una semana me viene a ver.”

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: