Tierra abajo

Desde atrás de un coche, una perra cinco veces más grande que Pepita se le abalanza.
Ana alza a la nuestra, y una mujer toma por el cuello a su perra, le grita un reproche ruso y le sujeta la cuerda al collar.
Una señora que presenciaba la escena, cruza la calle aún pendiente de ella, no ve el cordón y cae con todo su peso, de rodillas, sobre la vereda.
De inmediato se detienen dos coches, de uno de ellos desciende un hombre ofrece ayuda.
La ayudamos a levantar, recogemos sus bolsas, la mujer se va, un poco renga.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: