Tierra se hunde

Hoy entierran al capomafia Jacob Alperón, jefe de una de las siete familias que controlan el delito en Israel.
Más de dos mil personas lo acompañan, muchos de ellos, gangsters conocidos, de familias rivales.
No son pocos quien le agradecen por un ayuda recibida, lo declaran “santo entre santos”.
Su viuda gemía, ayer, clamaba por sus hijos pequeños, que ya no tendrán a quién decir papá.
Para su cuñado, no hay dudas, sus asesinos tendrán que ajustar cuentas con Dios.
Ayer por la mañana, un auto-bomba explotó, cuando salía de los tribunales, en Tel Aviv.
Tenía cincuenta y cuatro años.
Dos de los hijos que deja están en la cárcel.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: