Tierra al borde

A la salida del shuk, cruzamos al parque ubicado enfrente, a un costado del acceso a la ciudad, viniendo desde Beer-Sheva.
Hay mesas de madera con banquetas dispuestas en derredor, elegimos una, de acuerdo al sol que nos parece más adecuado, nos sentamos ahí.
Tenemos queso de oveja y cuatro ejemplares de diarios del día (un Jerusalem Post y tres Haaretz en inglés) que encontramos en un pasillo del mercado, apoyados sobre un medio muro, por motivos que no conocemos.
Comemos, entonces, y leemos, lento, para digerir bien.
En la mesa de al lado, un beduino acomoda una vianda:

–¡Eh! ¿Les parece bien que me ponga aquí?

Lo miro:

–Me parece muy bien.

Sonríe.
No pasaron cinco minutos, y comió, y ya se fue.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: