Tierra a tierra 2

Los padres arados, tiemblan ante la posibilidad de que sus niños arados se contagien de algunas de las enfermedades que puedan portar, potencialmente, los niños refugiados.
Temen disenteria, tuberculosis, sida.
Piden, con razón, que los niños refugiados sean sometidos a revisación médica: ninguno está vacunado, y nunca fueron vistos por médicos del ministerio de salud, quien deriva la responsabilidad a los contratistas de trabajo.
Que quede en claro: los padres vecinos de Arad no están preocupados por la salud de los refugiados, sino por el contagio de sus hijos.
Proponen los arados que, hasta que se resuelva algo en este sentido, los niños refugiados sean separados y aíslados de los araditos.
De paso, argumentan que las diferencias culturales confirman la necesidad de apartar a los niños africanos.
Los refugiados, mientras tanto, parecen tan bien puestos aquí.
Bien vestidos, fuertes.
¿Cómo se relacionan con este tema?
¿En qué piensan, de qué hablan?
A juzgar por algunas escenas que sorprendemos, ríen, hacen bromas, se los ve relajados.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: