Tierra seca

Hace veinte días nos ofrecieron trabajo, cuatro horas semanales en una escuela religiosa, en Dimona, y no aceptamos.
No por las bombas atómicas, sino porque no había transporte directo desde Arad.
Nosotros no tenemos auto, dependemos de buses y mini-buses, estamos en desventaja.
Antes de mudarnos aquí, recibimos una promesa, “un proyecto especial para las escuelas de Arad”.
Hoy nos enteramos de que el proyecto participa de una licitación.
Y todavía no se sabe nada.
La sequía.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: