Tierra errada 4

En la sala de espera del consultorio del doctor Fridman, estamos sentados Ana y yo, una señora etíope, dos varones locales, una mujer religiosa-ortodoxa, y una pareja que, puesta a discutir con una secretaria, se revela argentina: pelean en hebreo, hebreo argentino.
Ya, en el consultorio, el doctor Fridman nos dice que los argentinos somos tantos en Arad, que podemos formar un partido político.
Mientras revisa mi ficha en la computadora, miro por encima de su cabeza: sobre la pared, un mate con bombilla sobre marco de cuero.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: