Tierra volada

Hoy, durante toda la mañana, pasan por este cielo aviones y helicópteros de combate.
Me había olvidado que acá en el sur este ruido es diario, cerca de aquí hay una base, un poco más lejos, otra.
Hoy volaron todo el día; los Apache, de a dos, bien bajo, sólo nosotros los miramos.
Salvo que alguien como Dudu, señale, “ahí están, esos son los nuestros”, como una vez sucedió, hace poco menos de diez años, cuando Dudu era el chofer que sacaba a pasear a mi suegra, que había venido de visita desde Castelar. Viajábamos de Beer-Sheva a Tel-Aviv, cuando un avión F-14 cruzó la calzada de la ruta, al ras, delante nuestro, tan cerca, como para cerrar los ojos. Salvo que Dudu conducía, y los tenía bien abiertos: “¿Ven? ¡Vean! ¡F-14! ¡Nuestra fuerza aérea!”

Hace poco, cuando nos mudaba a nuestra casa, Dudu nos hizo admirar las evoluciones de un avión fumigador. No dijo, esta vez, “este es uno de los nuestros”, pero la emoción era la misma, como si dijese, “aquí estamos nosotros, fumigando”.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: