Tierra perdida

Julia, nuestra vecinita de cuatro años, corta cartones, con la intención de “seguir la línea” que le tracé, sin éxito.
“No tiene iportancia, Dávid“, y está por seguir con sus tijeretazos, cuendointerrumpe de improviso:
“¡Oy, en Jerusalén”.
¿Qué pasa en Jerusalén?
“Mataron a la brincesa y al bríncipe” (Dice “mesijá”, en lugar de “nesijá”, y “masij”, en vez de “nasij”).
¡Qué desastre!
“Y no sólo eso: también me mataron a mí”.
¿Cómo puede ser?
“Sí, sí: mataron a Jerusalén”.
¿Qué?
“Mataron a Jerusalén”
¡Qué desgracia!

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: