Archive for 27 septiembre 2008

Tierra muda

septiembre 27, 2008

Esta madrugada es la mudanza a Arad, ciudad chica, en el límite entre los desiertos del Néguev y Judea.
Ahí nomás del Massada, bastión hebreo en donde, hace dos milenios, sus habitantes se suicidaron en masa, para no caer en manos de las legiones romanas.

Haciéndole anillo, aldeas beduinas.
En su jurisdicción, más mezquitas que sinagogas.

Tierra queda

septiembre 21, 2008

Estar sentado en un blog, y no hacer blog por más de diez días, es lo que a veces me pasa.
Sabrán disculpar de nuevo, el casco del blog me oprime un tanto en la zona lumbar, y no debería ser así, en tanto el casco está pensado para la cabeza.
Sabrán ustedes disculpar, de todos modos, que no les haya preparado esa cuchara diaria de Israel que les tenía prometida.
No importa, todo pasa.
“Todo pasa”, le advierte un personaje de Chejov, mujer libre, a quién fuere su esposo por seis meses, y le pide rompa el hilo que los une.
Todo pasa, dice, y se mandó hacer un anillo con la sentencia de David, en hebreo, todo pasa, hacol nishar
El ex-esposo piensa lo contrario: todo queda, no hay acto nuestro que no deje huella.
No lo expresa, pero piensa “todo queda, te quedó un anillo”.

Tierra perdida

septiembre 12, 2008

Julia, nuestra vecinita de cuatro años, corta cartones, con la intención de “seguir la línea” que le tracé, sin éxito.
“No tiene iportancia, Dávid“, y está por seguir con sus tijeretazos, cuendointerrumpe de improviso:
“¡Oy, en Jerusalén”.
¿Qué pasa en Jerusalén?
“Mataron a la brincesa y al bríncipe” (Dice “mesijá”, en lugar de “nesijá”, y “masij”, en vez de “nasij”).
¡Qué desastre!
“Y no sólo eso: también me mataron a mí”.
¿Cómo puede ser?
“Sí, sí: mataron a Jerusalén”.
¿Qué?
“Mataron a Jerusalén”
¡Qué desgracia!

Tierra partida 5

septiembre 8, 2008

Ahmad, un estudiante de enfermería idéntico a Cucurto, conversaba con una chica judía. Decía, yo también estudio allí, ah, ¿vos también lo conocés a… ?
Una mano en el bolsillo, de pie; ella sentada.
Nos vemos, dijo, “nos vemos”.

Tierra partida 4

septiembre 8, 2008

Se había roto la pierna por caerse de una escalera; era una fractura complicada y le operaron en Monte Scopus.
Hasta eso, hubo de soportar varias postergaciones.
Me decía:
“Hay que dar gracias a los médicos, ellos son como Dios, todo lo que mandan hay que obedecer.”

Tierra partida 3

septiembre 7, 2008

Hace un año, a la espera de que operen mi cadera, compartí sala en Monte Scopus con otros dos pacientes.
A mi derecha, un palestino de Jerusalén, con una pierna enyesada.
Yo dormitaba, él oía música árabe que llevaba cargada en su celular.
Unos coros me llamaron la atención, abrí los ojos.
El muchacho se dio cuenta, me saludó, y puso música en hebreo.

Tierra partida 2

septiembre 7, 2008

Un sólo traumatólogo atiende en la guardia de ese hospital, que sirve a una población, la de Jerusalén Oriental, que se rompe tanto los brazos.

Tierra partida

septiembre 7, 2008

El martes último, en la guardia de traumatolgía del hospital Hadassah Har-hatsofim (Monte Scopus), de Jerusalén (¿oriental?), cada chico palestino que llegaba para ser atendido allí, tenía un brazo enyesado.
Por el contrario, llegó un hombre judío religioso, de aquellos que sólo hablan yidish, con dos de sus hijas, una muy pequeña, la otra adolescente, ambas en perfecto estado: quien se había roto el brazo era él.

Receso obligado

septiembre 5, 2008

Sabrán disculpar los lectores, si es que alguno existe, una bruta ciática me inhabilitó por varios días.
Ahora, con calmantes, fisioterapia, y más cuaderno que máquina, veremos qué pasa.
Atendido en primera instancia en el Hadassah Monte Scopus, de Jerusalén, por el médico de guardia Vladimir Ruiseñor, de Costa Rica, para servirme, durante cuyo exámen dos vecinos palestinos se quejaron por falta de atención (habían esperado dos horas, yo diez), me recetó un carro de codeína. Yo, con una sóla pastilla, ya sufrí de pesadillas.