Archive for 31 julio 2008

Tierra a Olmert

julio 31, 2008

El calor hace que las noticias se desvanezcan, o quien se desvanece es uno, y no fija en su memoria más que el sueño inmediato.
De este modo se desvanece Olmert, y con él, la farsa del partido Kadima que fundó Sharón, antes de desvanecerse él para siempre.
Corrupto, tránfuga, falso, infame como otros de la clase dirigente israelí, es, además, responsable del desastre de la guerra contra el Líbano de juliio de 2006.
Ahora se esfuma, pero deja un tendal.
Lo que vendrá, entre tanto, será mucho peor.
Calor, sequía, polvo en el aire.

Segunda guerra del Libano (2006)

Anuncios

Agua

julio 31, 2008

1

Bat-Yam, bajo la presente nube de vapor caliente que la cubre, no tiene muchas posibilidades de sobrevivir.
La población en masa se refugia en la playa, pero no todos saben nadar, ¿qué harán, cuando tengan que decidir, entre el mar que abre sus brazos y la masa incandescente de los barrios en que viven?
Hay quienes están decididos a resistir en el agua, “hasta que los huesos se ablanden”, pero, ¿qué hay de las medusas?
Piensan todos en agua, aunque el 99.99 por ciento ignoren que en Zaragoza, una mega exposición le dedique al agua sus festejos.
Mejor así, nadie aquí cuenta con la capacidad atlética para dar salto tal que lo lleve a morir estrellado contra una Torre de Agua.
Yo, el único en esta ciudad, y uno de los diez en este país, que conocen la existencia de la Expo Zaragoza, en mi calidad de corresponsal de
El Pollo Urbano, me muero de sed, me sofoco por falta de aire, me quemo con el viento de mi ventilador, y lo que quiero decir ya se derrite, se evapora, asciende, y se que nunca habrá de llover.

2

El mirador frente a la costa de Yaffo, adonde vamos todos los sábados a la tarde para ver caer el sol, huele hoy a orín.
En el horizonte, nubes azules, espesas, cargan toneladas de agua.
En algún punto del Mediterráneo llueve.
De otro modo, ¿a qué se refieren esas nubes?

3

A decir verdad, este país se seca.
Hasta la tregua ahora vigente, la única lluvia persistente era la de cohetes Kassam y proyectiles de mortero sobre las ciudades del Néguev occidental.
Ahora, sólo el calor que aniquila.

4

Hace dos semanas, dos tipos estaban allí, cuando llegamos Ana y yo a ver atardecer.
“Ah, vienen a ver la puesta del sol”, dijo aquel que, segundos antes llamaba a alguien cuya ubicación era en el cielo, “¡Yitzik, cómo estás, Yitzik!”
Aventuró, “the sunshine”, y el otro le corrigió, “no, se dice sunrice”.
“Ah, ah”, asintió, de cara a nosotros, “¿de dónde son ustedes? ¿De Argentina? ¡Argentina! ¡Qué país! ¿Por qué se vinieron para acá?
El otro le explica, “allí, la policía de secuestra, te mata y te tira al mar.
Preguntamos, “¿usted es turco?”
“Sí, sí, soy turco”
El otro aclara, “es rumano, nació en Rumania”.
El otro asiente, “sí, rumano”.
“¿Es de Budapest?”
“Claro, soy de Budapest”.
El otro nos mira, gira el dedo índice en la sien, pulgar arriba.
El otro corrige, “soy sirio, de Damasco”.
Y enseguida: “nací en Libia”.
Luego alguien hace una alusión a un leviatán, “Moby Dick”, pensamos.
O ellos fueron quienes dijeron ballena.
No recuerdo bien.

5

A veinte metros de allí, un cartel señala, “En esta casa vivió sus últimos años el general Yitzak Sadé, héroe de la independencia”.
Pispeamos, a ver quién vive, si es que alguien vive allí.
No percibimos nada, caminamos hasta la baranda, vemos formas de perros en las nubes.
Entonces, sale un hombre canoso, que camina en dirección a la panadería de la calle Yeffet, docientos metros noroeste.
Lo cruzamos cuando regresa, erguido, tostado, los ojos fijos, hacia el horizonte.
El hijo del general.

6

Este Yaffo, barrio de la costa, reducto árabe, poco a poco comprado por judíos.
Aquí el metro cuadrado vale oro.
Hay un cementerio árabe-cristiano, en pendiente, con vista al mar.
Más abajo, la playa para musulmanes.
Mujeres que se bañan vestidas, niños que juegan al fútbol con niñas, música que atruena desde los parlantes de los vehículos de los que acampan.
Si alguno de ellos vive en el barrio de la costa, seguro ya recibió su cédula de desalojo.
A pocos metros, el edificio abandonado, a medio construir, del Centro Peres para la Paz.

7

Anochece, caminamos de regreso a Bat-Yam.
Tengo ganas de orinar, no hay dónde.
Me voy a meter en un jardín oscuro, voy a pishar ahí.
Qué alivio.

(Publicado originalmente en El Pollo Urbano)

Tierra en alquiler

julio 30, 2008

“¿A usted le gustaría vivir como en un kibutz?”
Sí, pero eso no es un kibutz. Es un comglomerado de cabañas y bungallows derruidos, con bananos (“puede comer bananas gratis), un tractor de museo, y virutas de la carpintería que está justo debajo del “departamento” que pretende alquilarnos. Estamos al lado de la cancha sin tribunas de Macabi Rejovot, en el barrio Kfar Moshe de aquella ciudad, fundado por un escritor, Moshe Smilansly, a principios del siglo pasado, operación pionera que lo llevó a la quiebra.
Esto no es un kibutz, le decimos, y pensamos en el verdadero kibutz, que tampoco existe.

Habla

julio 28, 2008

Tembién, este país tiembla bastante seguido; son sismos –mensuales, bimestrales– de entre 3 y 5 grados de magnitud, cuyos epicentros se ubican en el sur del Líbano, o el Mar Muerto, o la isla de Rodas.
El diálogo entre presidente de Irán y los gobernantes israelíes, bajo los auspicios de los Estados Unidos, presumen de imitar a la naturaleza, pero no son espontáneos.

Tierra por agua

julio 28, 2008

El mar (lago) Kineret (Tiberíades) se seca a ritmo tal que para fin de año su nivel descendería por debajo de la línea negra.
Para ganar tiempo, un deportista y militar israelí, navegó en bote el río Mekong y se perdió en Laos.
Su madre declaró que su hijo sobreviviría, porque ella confíaba en él
Cuando ayer lo encontraron muerto, amigos suyos expresaron, “él era alguien destinado a salvar a otros”.
Aunque, en el Mekong, solo, en aguas de veras.

Tierra, polvo

julio 27, 2008

El gobierno debate sobre si demoler o no las casas de los asaltantes de topadoras que arrollan vehículos y gente en Jerusalén.

Reducir a polvo

julio 27, 2008

El dueño de la propiedad, una casa vieja de Bat-Yam, subdividida en tres “unidades de vivienda”, que se roba el dinero que sus inquilinos le entregan para que pague municipalidad y agua, se complicó con un acreedor, prestamista del mercado negro, y entregó a este la vivienda en cuestión para saldar la deuda.
El nuevo “propietario”, tras de frustrarse en varios intentos de cobrarle a sus “inquilinos”, por dos veces amenaza así: voy a traer una topadora para demoler esta casa con todo adentro.

No basta la tierra

julio 26, 2008

A las excavadoras de Jerusalén, ahora las montan vecinos palestinos, que asaltados por una necesidad urgente de actuar con sus “propias palas”, se montan a un tractor estacionado junto a alguna obra pública, lo ponen en marcha, se meten por una avenida, y se tragan lo que venga: autobuses, vehículos particulares, peatones, perros, gatos. Hasta que alguien, civil o militar (a veces no se encuentra diferencia) logra trepar a la máquina, apunta, dispara a la cabeza del actor y lo mata.
Internan a los heridos, entierran a los que murieron, limpian los escombros, pero nadie se saca la tierra de encima.

Y el mar

julio 26, 2008

El mar, única agua viable, no alcanza a lavar los pies.

Hoy, tierra metida en el vecino

julio 26, 2008

En un café de Gaza, una bomba, seis muertos, uno de ellos una niña.
Mucha tierra sobre ellos ahora, entreverados ellos con ella, metida en cada poro: no sale con nada.